Los celos entre los hermanos, ese monstruo de ojos verdes.

Hola hermosuras!!

Si habéis llegado a este post, porque estáis buscando una solución,

para saber como he hecho para que mis hijas no tengan celos, o como hacer para evitar el “ rey / reina destronado”

dejad de leer en este mismo instante, porque no tengo ni idea de cómo hacerlo,

 

Solo se desde mi experiencia, como he lidiado yo con ese monstruo de ojos verdes,

Por cierto, me gustaría saber porque se llama así.

 

A lo que íbamos, cuando me quede embarazada de Vega, lo único que pensaba era en mi pobre niña mayor,

que de repente se hacia mayor y como o iba a llevar …

Tengo que reconocer que desde que le dijimos que había un bebe en mi barriga y veía la evolución de la barriga,

sus muñecas empezaron a ser sus “tatas” como lo llamamos aquí, y todas eran sus hermanas,

aun sin saber cual era el sexo del bebe, yo decía ¡ ay madre como sea niño!

 

Así que pensaba también que iba a ser genial darle un hermanito o hermanita,

lo cual a día de hoy, pienso que no me he equivocado y me encantaría poder darle mas hermanitos,

cuando llegue el momento.

 

Pero lo que más miedo me daba eran los celos, como iban a ser los celos.

 

De verdad que esto que os voy a contar es verdad verdadera,

me leí millones de artículos, consejos… le compré un bebe , le implique en la preparación de la llegada de su hermana,

cuando nació Vega la vi súper contenta, por lo tanto, no entendía ciertos comportamientos que empezó a tener….

Mi pequeña princesa, tan dulce, delicada y buena, que nunca nos había dado ningún “comedero de cabeza”,

de repente, tenía ciertos comportamientos raros, raros, raros.

 

yo aprovechaba de verdad que si, cualquier momento que Vega no estaba en la teta, y estaba dormida,

porque si algo tienen los segundos es que no los miras cada minuto, más que nada, es porque no tienes tiempo,

el rato que Vega estaba dormida yo se lo he dedicado siempre a Daniela,

pero una cosa es leer manuales y otra muy distinta es vivirlo,

y cada niño es un mundo, y a mi la mía me pareció en ese momento el universo, porque no sabia por donde empezar.

 

Ahí va :

 

Daniela, dormía desde los dos meses, toooooodaaaaa la noche,

la acostábamos a las 22:00 y se despertaba a las 10:00 si, tengo que reconocer que era ( y es) una santa.

 

Pues, fue llegar con su hermana del hospital y a los dos o tres días,

empezó a no querer dormir durante la noche, se despertaba como a las 6 ó 7 de la mañana y llorar, llorar y llorar,

y no me sabía explicar porque, evidentemente.

 

Durante el día todo funcionaba de manera normal, se deshacía con su hermana,

todo eran muestras de cariño, afecto, la besaba, vamos que le adoraba, la adora más bien,

haciendo un breve inciso, voy a remarcar esto, porque Daniela es una niña que aunque necesita mucho cariño,

no lo pide y le cuesta mostrarlo, cuando da un beso o dice un te quiero, es porque lo siente de verdad,

en esto se parece a mi,

 

Y por eso se que con su hermana no había problema alguno, porque todo eran muestras de cariño.

 

Pero era llegar la noche, y le entraba la melancolía oye,

 

Mi preocupación como madre me hizo hablar con un experto y no le dio ninguna importancia,

por lo que me dejo un poco mas tranquila, era un proceso, natural, que no podíamos evitar,

solo podíamos acompañarla en ese proceso, era un proceso madurativo y me explico,

con un ejemplo, algo que para mi cobró mucho sentido

“ imagina que tu marido, te trae otra mujer a casa, y te dice, mira chata, tienes que aceptarla y encima quererla”

como que …NO!!!! Como veis es solo un ejemplo,

pero me hizo entender como podía estar sintiéndose mi pequeño ratoncillo y ella con solo tres años,

no sabía explicar,

que si mamá que la quiero mucho, pero no me hace mucha gracia tener que compartirte.

 

Empecé a no darle tanta importancia, y poco a poco, su tristeza se desvaneció,

y es que la pobre no sabía expresar lo que sentía.

 

Pero os voy a contar un secretillo, han pasado dos años, y ahora tiene más celos la pequeña de la mayor que al revés,

Cada vez que le abrazo a Daniela, o le doy un beso o le hago cosquillas, se pone en medio y dice “ ¿ y yo?”

 

Voy a pensar, que son personalidades, que las personas adultas podemos controlar o aprender,

pero estos pequeñitos, están aun aprendiendo, ¡ que vamos hacer! ¡acompañarles y ayudarles!

 

Y la pelusilla que se tienen tipo – le haces más caso a mi hermana– , –juegas más con ella que conmigo-etc, etc, etc

 

Por mucho que le haga lo mismo a las dos, lo van a ver desde su punto de vista, diferente.

 

A día de hoy, no cambio esas “ redecillas”, ni los momentos de angustia vividos al principio, en el que no sabíamos como actuar.

 

Las veo juntas, jugar, bailar, abrazarse y se me cae la baba,

 

Todos los días pienso, que es la mejor herencia que les dejamos como padres, ser hermanas,

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo único que pido es que, ojala, se lleven siempre tan bien como se llevan ahora y que se tengan la una a la otra,

porque yo algún día faltaré, y me gustará saber que están unidas.

 

Y ¡Alá! Me he puesto melancólica, vamos a dejarlo por hoy

 

Antes de despedirme, me gustaría que me contaseis en los comentarios vuestras experiencias,

porque creo que enriquece mucho compartir estas testimonios,

 

Vuestros peques ¿ sufrieron celillos?

 

Nos vemos por las redes! preciosas

 

instagram, facebook, y youtube

 

Deja un comentario